Inicio

LA CR脫NICA DE ALICANTE; 隆Aqu铆 hay tomate!

000a669 alicante

Un gran encierro de Daniel Ruiz propicia la puerta grande de la terna; con tres orejas salieron Sim贸n y Roca Rey, gustoso Ponce con dos

JAVIER FERN脕NDEZ-CABALLERO, CULTORO

Llegaron, se apretaron la mano y se miraron s贸lo de reojo en el patio de cuadrillas. Entrelazaron sus dedos y el pulso no dej贸 ni acercarse m谩s all谩 del per铆metro de seguridad que los toreros marcan con su mirada. Se echaron ojos de perro en el pase铆llo mientras Ponce, cual crucifixi贸n con dos ladrones a su derecha y a su izquierda que ven铆an a robarle el coraz贸n a Alicante, actuaba de 谩rbitro y mediador en la pugna por el trono. Aqu铆, en la lucha encubierta de Sim贸n y Roca Rey, se ha descubierto el tomate que necesitaba el toreo. La savia amenazante en el ruedo que requiere el duelo al amanecer que no rompi贸 en Castell贸n. La reyerta ha comenzado. Y eso mola. Mola mucho.

Porque fue ataque el del madrile帽o, respuesta la del peruano e imparcialidad la del valenciano. Fue pugna la vivida en el preludio de una noche de San Juan en la que ambos han decidido no quemar lo antiguo para ech谩rselo por cara en las plazas. Que es donde disfruta el aficionado. Y no precisamente porque parezca tez iracunda la de Sim贸n, ni porque su alma exteriorice la apacibilidad que precisamente sus ojos irradian. No. Tampoco porque el candoroso rostro de Roca Rey no saque a la luz el 铆mpetu joven que lleva dentro. Nada de eso. Pero de no comulgar juntos a darse de jaques en la arena va un paso. El que les queda a ambos para, de respeto y oro, hacer del toreo el espect谩culo aparentemente hostil que siempre fue y que, gracias a ese cariz, lleve a morbosos al cemento. 

000a669 simon

Y a estos dos chispeantes j贸venes, que est谩n empezando a dar al toreo la droga de la emoci贸n que el aficionado de su edad necesita, los par贸 la veteran铆a de un Enrique Ponce al que los a帽os perdonan porque es eterna la madurez del caballero de la luz. Sali贸 a hombros, que no gan贸, la batalla una sien veterana que sabe que en la pugna est谩 el futuro, que en el enfrentamiento respetuoso est谩 el billete y que la batalla perdida est谩 precisamente en la monoton铆a. La que hoy tampoco tuvo Daniel Ruiz, que le ech贸 al de las veintisiete Hogueras dos veletas bien armadas para que se divirtiese.

Fue ese abreplaza, un "F铆garo鈥 con la cara abierta y al que le faltaba transmisi贸n, con el que preludi贸 la batalla en el tercio 鈥損or no buscarse la incomodidad del centro del anillo- siempre a favor de la funci贸n. Quer铆a ser imparcial y lo consigui贸 Enrique meti茅ndose en su canasto a un toro al que mat贸 de una y bien, como se matan los toros y se pasean los despojos. Tambi茅n lo hizo en el cuarto, muy parecido a ese destartalado abreplaza y que supo sacarse con torer铆a de inicio para remover las ascuas de la lucha joven. Y as铆, entre la flor de la madurez, se hizo con Alicante para pasear la oreja de su salida a hombros y sentarse en el taburete de juicio en el combate.

Salieron los gallos al anillo, y a Sim贸n, m谩s curtido en la batalla del pan de orejas diario o la muerte en los despachos, ya le hab铆a quedado claro un a帽o antes que aqu铆 o se arrea o se va al hoyo. Y lo sabe porque lo ha vivido y lo vio Alicante en su evoluci贸n capotera al segundo. Cierto es que el toro se qued贸 crudo, no entr贸 al caballo nada m谩s que para dos picotazos y excesiva fue la vuelta al ruedo, pero ese quererse comer la franela puso loco a Daniel Ruiz en el callej贸n. Mostr贸 chispa alegre el astado, se gust贸 L贸pez Sim贸n en un inicio en el que el toro sigui贸 con viveza y, sin cansarse el animalito, le arm贸 un aut茅ntico l铆o Alberto para pasearle dos orejas. Entre enganchones, no fue el mismo torero en el quinto, al que le pase贸 otra m谩s. 

000a669 roca rey

Roca Rey busca y encuentra en todo momento lo que quiere porque sus miembros siempre est谩n dispuestos a proponer y conseguir. Es su ley. Llevaba tres Sim贸n y le empat贸 en el sexto. Porque se lo propuso su testosterona y lo consigui贸 su coraz贸n. Espeluznante fue un inicio de faena al remiendo de La Palmosilla con cambiados por la espalda, rematando con la arrucina que ya ha convertido en normal y una soberbia sensaci贸n de seguridad del peruano. Fue lista su cabeza para resolver los m煤ltiples problemas que le impon铆a, siempre con el deseo de ir a m谩s y hacer pulcros los terceros muletazos, en los que el toro se quedaba en el embroque y repon铆a. No se dej贸 ganar la pelea y, aun sali茅ndose de su l铆nea y atacando consigui贸 empatar por la izquierda a Alberto. Antes, le dio Andr茅s al tercero un tiempo fundamental entre tanda y tanda, sin atacarle, para que no se aburriese. Le pase贸 una sin amedrentarse ante la falta de empuje. El arrim贸n de perro nuevo puso el resto.

Dejaron sudor en el ruedo hoy tres que saben su camino: un Ponce que est谩 en esto por amor, un Sim贸n que sabe lo derramado y lo que queda por derramar y un Roca Rey que se come a bocados la vida. Y eso es bueno. Buen铆simo. Porque al juez, que arrea aun no teniendo la necesidad de llevarse despojos para ganar kilos, y a los gallos, que hoy sentenciaron su lucha estival, esperemos que les espere un verano muy calentito. Como los recuerdos que en estos momentos Ponce quema en la playa y los otros dos se guardan para tir谩rselos en la siguiente鈥

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Alicante. Segunda de la Feria de Hogueras. Corrida de toros. Lleno.

Cinco toros deDaniel Ruiz -de vuelta al ruedo el buen segundo aunque no se pic贸, con calidad el buen primero, premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre el repetido segundo, al que no se le pic贸, a menos el aplomado tercero, enclasado el cuarto, protest贸n el encastado quinto- y uno, el sexto, de La Palmosilla 鈥揹eslucido-.

Enrique Ponce, oreja y oreja.

Alberto L贸pez Sim贸n, dos orejas y oreja.

Andr茅s Roca Rey, oreja y dos orejas.

 

 

FOTOGALER脥A: SIM脫N CASAS PRODUCTION

bolanos 18 SEPTIEMBRE

 

Calendario de festejos taurinos

Enero 2022
LunMarMieJueVieSabDom
12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31
contador de visitas
contador de visitas