Inicio

MADRID; Marco Antonio Hierro, premio a la mejor crónica de la Feria de San Isidro 2017

000a720 marco a. hierro

Marco Antonio Hierro, premio a la mejor crónica de la Feria de San Isidro 2017

La cr√≥nica de la Corrida de la Beneficencia del 16 de junio publicada en el portal Cultoro bajo el titular 'La soberbia y el vulgo' ha sido premiada con 6.000 euros como ganadora

mARCO DIRECTOR- GERENTE DE CULTORO.COM, NUESTRA ENHORABUENA VA POR DELANTE Y DRECHO. UN ABRAZO.

LE MOSTRAMOS EL TEXTO INTEGRO PREMIADO

LA CR√ďNICA DE BENEFICENCIA: 16-6.2017

La soberbia y el vulgo

El Juli corta una oreja a base de tiránica superioridad sobre una mansada de Victoriano del Río con la que Manzanares y Talavante no pasaron del silencio.

AUTOR ; MARCO A. HIERRO

La soberbia es, sin duda alguna, el pecado capital que peor tolera el vulgo. Podemos pasar la gula, nos encanta la lujuria, normalizamos la envidia en esta sociedad 2.0 de valores ignotos, pero la soberbia... Con la soberbia no podemos. Llegamos, incluso, a permitir la ira dependiendo de la ocasi√≥n, estamos deseando disfrutar de un ratito de pereza y santificamos la avaricia con la alevos√≠a de la apariencia, pero la soberbia no admite disimulo, y no la toleramos bien. Qu√© le vamos a hacer. Por eso cuando un t√≠o se empe√Īa en superar el desprecio manifiesto que le profesa el sector que domina una plaza y es capaz de lograrlo a puro coj√≥n el hecho en s√≠ nos cabrea. Porque es -no lo duden- un acto de suprema soberbia.

La soberbia la cometi√≥ en su momento Lucifer al pretender ser igual que Dios. Hoy un t√≠o mucho m√°s carnal y menos m√≠tico se visti√≥ de sangre de toro para saberse mayor que sus detractores. Porque entre los 24.000 que est√°bamos en la plaza (m√°s uno, que hay que sumar al Rey Felipe VI) sobresal√≠amos los que pertenecemos al vulgo que admira a sus h√©roes, y por eso los pa√Īuelos blancos a la muerte del cuarto superaron incluso al rechazo proverbial a la soberbia. A lo mejor estamos equivocados, pero nosotros disfrutamos con eso, oiga.

Nosotros, el vulgo que se rindi√≥ a la soberbia, ve√≠amos en el cuarto toro que se iba la Beneficencia entre bostezos y calor. De hecho, tentado estaba ya de dedicarle esta cr√≥nica al bocata de jam√≥n que me trajo mi cu√Īado Felipe, soberbio de todo punto. Pero entonces emergi√≥ un tipo acostumbrado a bregar con el maltrato de Madrid. Y todav√≠a le duele, veinte a√Īos despu√©s de su primer pase√≠llo aqu√≠, por eso saca soberbia para sobreponerse a este vulgo. Y las dos veces que ha pisado este a√Īo este ruedo ha tra√≠do r√©dito el pecado.

Hoy fue con un toraco larguirucho y cornal√≥n, manialto y zancudete que rebasaba de largo los seis quintales de manso, pero que se qued√≥ en el trapo el tiempo justo para exprimirle el fondo. Y a ello estaba destinado, porque era la √ļltima bala de El Juli en este a√Īo y se fue a soplarle chicuelinas en el quite para abrochar despu√©s con una cordobina y una larga muy garbosa. Ah√≠ ya hab√≠a llegado al vulgo, aunque no resultase lo expuesto demasiada delicatessen para los gourmets de la √ļlcera sangrante. Para eso creo que iba muy bien el Mabogastrol, y se lo enchuf√≥ Juli en vena llev√°ndose al animal a los medios en s√≥lo cuatro muletazos, ganando el paso en cada dobl√≥n, dej√°ndolo colocado para proponer el toreo. Proponerlo, s√≠, porque se hundi√≥ Juli√°n en el suelo, le ech√≥ el trapo con la zurda y esper√≥ a que llegase humillado y se fuera a su aire, sin prisa por reventarlo, sabedor de que ganar√≠a ech√°ndole coraz√≥n.

Y se lo ech√≥ con soberbia como se echa la tela abajo, se engancha con sutileza firme y se conduce, primero, se gobierna despu√©s y se tiraniza por f√≠n cada embestida potable. No fueron todas, pero alguna hubo antes de llegar con los pitones al terno. Y no era cualquier borrega el toro de Victoriano, que carec√≠a de poder, es verdad, pero gozaba de disparo para ponerte en el tejado al menor descuido mayor. Y Juli√°n entre pitones, conduciendo la arrancada hasta detr√°s de su cuerpo, retirando la muleta con el cuerpo entre √©l y el toro, con los pitones asomando a cada lado del pecho. Fue soberbio el alarde de Juli√°n, que es obligaci√≥n de una figura, pero aqu√≠ siempre despacha sus cuitas m√°s personales y hoy le salieron de cara tras el certero estocad√≥n.  Una oreja le pidi√≥ el vulgo. Y una oreja se le concedi√≥. No hay m√°s preguntas, Se√Īor√≠a.

Porque ni soberbia ni atisbo de tiran√≠a tuvieron Manzanares y Talavante en d√≠a de que saliera cruz. Ni el rajado casta√Īo de Domingo Hern√°ndez que hizo segundo bis, ni el negro toro de Victoriano que se raj√≥ en quinto lugar le permitieron a Josemari m√°s que un par de arrebatos de soberbia para soplar un farol desde lejos y luego ponerse a gallear por chicuelinas al quinto para colocarlo en el penco. Y ni el escurrido de Toros de Cort√©s que hizo tercero ni el vareado sexto de cara aparatosa se le fueron a Talavante con ritmo detr√°s del trapo rojo, por lo que los silencios de hoy dejand in√©dita para el vulgo una Beneficencia en que vino la soberbia a iluminar la tarde.

Y da igual que la llevemos bien, que la toleremos mal o que nos la traiga al pairo, porque lo que no se discute -te guste m√°s o menos su concepto- es la capacidad de una figura. Que luego tiene que tirar de soberbia para convencer al vulgo y entre √©ste siempre hay cuatro o cinco que tampoco lleva bien comprobar los propios errores. Y de esos, todos cometemos muchos a lo largo del d√≠a; s√≥lo hay que reconocerlo. Y no pasa na...

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Las Ventas. Corrida de la Beneficencia. Lleno de No Hay Billetes.

Cinco toros de Victoriano del R√≠o, uno de Toros de Cort√©s (tercero) y un sobrero de Domingo Hern√°ndez (segundo bis) desiguales de presencia y tipo, variados de capa. Deslucido e insulso el feble primero; devuelto el segundo por flojo; mansurr√≥n y deslucido el segundo bis; protest√≥n y rajado el tercero; pasador sin gracia ni clase el cuarto; soso y sin entrega el feble y rajado quinto; pasador sin emoci√≥n, ni entrega, ni clase el sexto.

El Juli (sangre de toro y oro): silencio y oreja. 

Jos√© Mar√≠a Manzanares(cobalto y oro): silencio y silencio.

Alejandro Talavante (obispo y oro): silencio y silencio. 

bolanos 18 SEPTIEMBRE

 

Calendario de festejos taurinos

Diciembre 2017
LunMarMieJueVieSabDom
123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
contador de visitas
contador de visitas