Inicio

FERIA DE LA MAGDALENA: El Juli se desata enfurecido en su reaparici贸n

000a100 el juli castellon

El Juli se desata enfurecido en su reaparici贸n

La figura madrile帽a corta tres orejas en su regreso y sale a hombros con un febril e inspirado Talavante

Reaparec铆a El Juli de su cornada en Bogot谩 con cuentas pendientes. Y Jos茅 Mar铆a Manzanares afrontaba tambi茅n su primer compromiso en tierra espa帽ola tras su lesi贸n de Cali. Cierta tensi贸n el茅ctrica en sus miradas sostenidas. Como un duelo encubierto. Como si Juli, trabado en las negociaciones valencianas e isidriles, le quisiera pasar factura de algo. No s茅. El Juli cabreado es un bicho. Un bicharraco. Como le dice Lama a Cristiano, el Bicho. Alejandro Talavante hac铆a de testigo. Pero no fue testigo mudo. Ni sordo. El toreo sordomudo no va con Alejandro. Hab铆a un ambientazo, una temperatura c谩lida, un sol extra帽o.

Golpe贸 Juli con su contundencia de siempre. De un modo envenenado. De un espadazo sacudi贸 las dos orejas del toro de Garcigrande. Colorao, bajo, gacho, redondito de pit贸n a rabo. Marc贸 querencia hacia el burladero opuesto al de capotes, y se abr铆a f谩cil en el de Juli谩n. Como sin celo y desentendido. All铆, en la misma puerta de cuadrillas, cobr贸 un puyazo con derribo accidental incluido. F谩cil y sutil el quite por chicuelinas. La obertura de faena aprovech贸, al paso, la senda que prefer铆a el garcigrande. Lo centr贸 la figura reaparecida en su derecha. Ritmo y nobleza del toro por esa mano. Y frondosas y abundantes las series. De cinco y seis. Y el de pecho. Encajado el torero y largo el muletazo. Firme la ligaz贸n. La inteligencia de cambiar los terrenos, cuando las miradas del toro pretend铆an su lugar favorito, dio sus frutos. Y dur贸 m谩s de lo previsto. Con sus lagunas a izquierdas, por donde el empuje desaparec铆a como el Guadiana. Lo justo para dibujar algunos naturales relajados entre juegos florales. El ritmo reflot贸 de nuevo en redondo. Ese misterio del toro de Justo Hern谩ndez, que, cuando parece que se va a acabar, sigue y sigue. Espl茅ndidas las rondas diestras y chispeante la pirotecnia final de circulares invertidos y luquecinas. Tan levantino todo. El pu帽etazo final fue el golpe definitivo de autoridad. A mala leche.

La corrida continu贸 en su primera mitad con su tono de terciada presencia. S贸lo que en los turnos de Manzanares y Talavante no pas贸 nada. Como un par茅ntesis de fondo menor en los garcigrandes -uno sin gas una vez perdida la inercia y otro de tr茅mulos apoyos- antes de que El Juli se desatase ante el m谩s corpulento y armado cuarto. Que tampoco era un dechado de virtudes. Pero JL mord铆a. Desde la larga cambiada de rodillas a la apertura de faena tambi茅n penitente, pasando por el hurac谩n del quite por zapopinas. Un l铆o. El Juli desencadenado. O enfurecido. Hasta la interpretaci贸n de naturales arrodillado. El toro de Domingo Hern谩ndez, sin embargo, se ven铆a andando y no terminaba de irse. Humillaba y obedec铆a pero imposibilitaba ligar. Juli continu贸 en tromba, encontrando toro por todas partes. O el toro, muleta. Amarr贸 la tercera oreja con media estocada en lo alto. Y la pase贸 como quien abofetea a otro con un guante. Conclusi贸n: mucho le han tenido que tocar las narices a El Juli en su XX aniversario de mandam谩s.

Manzanares creci贸 en la faena ante un quinto de DH m谩s levantado del piso y alto de cruz. Le costaba humillar en su bondad. Faena de medias alturas que fue a m谩s. Pausas oxigenadas entre las series diestras que fueron la base. Como el empaque. Si se suma el tiempo que en el 煤ltimo a帽o ha estado parado el torero alicantino, son siete los meses en el dique seco. Y algo se nota. En la fluidez y en el f铆sico m谩s anquilosado. La estocada baja asegur贸 el trofeo.

Por largas cambiadas en pie salud贸 Talavante al 煤ltimo de Domingo Hern谩ndez. De una movilidad muy loca en los tercios previos. A Talavante le vas a hablar de locura. Pronto se puso con la zurda y a su velocidad. Para componer lo descompuesto del toro, que viajaba lejos, suelta la cara. Febriles los naturales y m谩s reducidos los derechazos. La inspiraci贸n talavantista de may煤sculo trazo. Hasta que el garcigrande de Domingo se raj贸. Un muletazo superior rodilla en tierra lo despidi贸. Ya en tablas. Donde fue la estocada. Tan enloquecida la plaza en la muerte como la faena. Dos orejas para abandonar la arena a hombros con El Juli.

 


 

bolanos 18 SEPTIEMBRE

 

Calendario de festejos taurinos

Julio 2019
LunMarMieJueVieSabDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031
contador de visitas
contador de visitas